¿Qué es?

En el proceso de coaching intervienen dos participantes; uno es el coach o entrenador, que es la persona que instruye, forma o guía al alumno para que mejore en el desempeño de sus funciones. El otro es el coachee o participante, quién recibe los conocimientos y la infomración que necesita para mejorar en su vida personal.

El entrenador se compromete con su pupilo en una lainaza de colaboración, estableciendo unos objetivos concretos y diseñando un plan de acción que les permita alcanzarlos. Este plan fijará una serie de encuentros entre los intervenientes que permitan conseguir la finalidad prevista, acompañado de otro conjunto de actividades destinadas a mejorar aspectos concretos del pupilo.

En la efectividad del coachin influye el tipoi de relación que se establezca y se requiere que esté basada en la confianza entre ambos participantes, de este modo el entrenador puede ser, no sólo un director del entrenamiento, sino también un consultor que le ayude a innovar en los procedimientos.

Método

1. Observar. La observación de nuevos puntos de vista será fundamental para que el pupilo encuentre soluciones y permita al individuo elegir entre las alternaticas de que dispone para añcanzar sus objetivos.

2. Toma de conciencia: La observación permite la toma de conciencia, básicamente acerca de nuestro poder de elección. El entrenador centrará al pupilo en las elecciones que toma y sus consecuencias, brindándole herramientas especificas para elegir conscientemente y com mayor efectividad.

3. Determinación de objetivos: Es esencial para todo proceso de coaching, el contar con objetivos claramente definidos que servirán de guía para la toma de decisiones y acciones.

4. Actuar: Una vez reunida toda la información, hay que actuar de forma sostenida en el tiempo. El entrenador acompañará de cerca este proceso ayudando a superar las dificultades que aparezcan al llevar a la práctica las actuaciones.

5. Medir: En todo momento es imprescindible comprobar si nos acercamos o nos alejamos del objetivo marcado. Esto permitirá tomar acciones correctivas y así contribuir a la obtención de los logros buscados.

Zona de confort

En el ámbito del coaching, se conoce como zona de confort al conjunto de limites que sutilmente, la persona acaba por confundir con el marco de su íntima existencia.

Sin duda, es una de las expresiones más significativas porque define muy gráficamente el acomodo de aquellas personas que han renunciado a tomar iniciativas que les permitan gobernar y dirigir sus propias vidas.

El coaching a través de un proceso, por lo general, sencillo y breve, resulta muy eficaz para alcanzar nuevos horizontes.

Indiscutiblemente, cuando se abandona el camino más trillado aparecen alternativas que merecen ser tenidas en consideración.